La historia es la ciencia de lo que nunca sucede dos veces. Paul Valéry

Josep Renau

Hemos visitado la exposición temporal del Cuartel Conde Duque en Madrid donde esta la exposición Josep Renau 1907-1982 compromiso y cultura y nos hemos interesado por la figura de este fotógrafo español, una de las figuras claves del bando republicano en la creación de carteles durante la Guerra Civil Española.

Josep Renau nació en Valencia en 1907 , fotógrafo español cuyo nombre no puede desligarse de la palabra fotomontaje. Utilizó este medio para expresarse a lo largo de toda su vida, para lo que tuvo tres grandes vías de influencia: el collage dadaísta, el cartelismo mexicano y el cine soviético. Estudió Bellas Artes en Valencia, su ciudad natal, y en 1929 realizó su primer fotomontaje en blanco y negro, El hombre ártico. Desde entonces, desarrolló la técnica del collage como herramienta de crítica social, enriqueciéndola mediante el color. Nombrado director general de Bellas Artes al principio de la Guerra Civil española, tuvo que exiliarse en México al finalizar el conflicto, en donde realizó su obra más importante, Fata Morgana USA, The American Way of Life (1952-1966). En 1958 se instaló en Berlín y allí desarrolló otra serie titulada Sobre Alemania. Volvió a España en 1976, donde comenzó el proyecto de un estudio llamado Art Ull que nunca llegó a terminar. Falleció en Berlín en 1982.

Recorriendo cronológicamente estas obras queda patente cómo Renau sintonizaba sucesivamente, con las propuestas comunicativas de su tiempo. El Art-Déco, el primitivismo telúrico de la poética de Vallecas, la herencia del activismo gráfico del Dadaísmo comprometido, así como su continuidad en las sucesivas poéticas visuales del radicalismo político germano y en muchos registros de la sensibilidad novo-objetivista de entreguerras, la vocación colectiva del gran muralismo de los mexicanos, el constructivismo realista de tiempos de la guerra fría, el reverso miserable de los mass-media.

Activista político, intelectual comprometido más allá de los meros principios generales, polemista infatigable y certero, grafista prolífico, pintor que se resistía a encerrarse en su propio interior, cartelista excepcional, fotomontador implacable, ilusionado muralista... ha legado una obra inmensa cuya excelencia exige la contemplación museística lúcida pero, sobre todo, reclama una reinserción activa en la conciencia y el imaginario colectivos.

La exposición se estructura en cuatro secciones:

  • I.- Tiempos de la República. Entre la formación y el compromiso (1926-1936)
  • II.- España en guerra (1936-1939)
  • III.- Cruzando el océano. El exilio en México (1939-1958)
  • IV.- Imágenes para atravesar el muro. En la República Democrática Alemana (1958-1982)

En cada uno de estos apartados se combinan las obras originales con el material documental y proyecciones audiovisuales, tanto de la obra asociada a la arquitectura y al espacio urbano como de textos de Renau que sintetizan su postura intelectual.

Tiempos de la República. Entre la formación y el compromiso (1926-1936)

Renau se incorpora a la cultura visual española a mediados de los años veinte. Lo hace como diseñador gráfico, realizando carteles y portadas de libros y revistas, a través de los cuales conecta con los rasgos básicos del diseño moderno internacional. A principios de los treinta realiza algunos dibujos que enlazan con la “poética vallecana” difundida por Alberto y Benjamín Palencia y comienza a componer sus primeros fotomontajes.

A partir de la proclamación de la II República, Renau manifiesta abiertamente su compromiso político, afiliándose al Partido Comunista y concentrando el grueso de su actividad como intelectual, polemista y diseñador en diversas plataformas ideológicas y culturales de la izquierda. Su participación como grafista y redactor en revistas comprometidas como Estudios, Orto u Octubre, se consuma con la fundación, dirección y diseño de la fundamental revista valenciana Nueva Cultura.

España en guerra (1936-1939)

Durante la Guerra Civil, la actividad de Renau será desbordante en todos los frentes. Realiza carteles, fotomontajes, murales y desarrolla todo tipo de recursos e instrumentos comunicativos propias de una actividad decididamente “Agit-Prop”. También escribe textos de carácter programático y alienta vigorosos debates acerca de la función del artista y la naturaleza de su trabajo en tiempos de compromiso colectivo.

En septiembre de 1936 es nombrado director general de Bellas Artes, siendo responsable de la puesta en marcha de varios proyectos de gran relevancia, como fueron el Pabellón Español de la Exposición universal de París de 1937 y sus excepcionales contenidos, el salvamento del Tesoro Artístico amenazado por los bombardeos de los ”nacionales” o la creación del Consejo General de la Música y la Orquesta Nacional. A partir de abril de 1938 fue responsable de la propaganda gráfica del Ejército de la República.

Cruzando el océano. El exilio en México (1939-1958)

Como muchos de los mejores intelectuales y artistas españoles, Renau se vio obligado a seguir el camino del exilio en México, en cuya vida cultural se acabaría integrando intensamente. Después de una breve experiencia como pintor y al margen de ganarse la vida realizando carteles cinematográficos y algunos de carácter institucional, Renau comienza su actividad como muralista, integrado primero en un equipo formado por Siqueiros y trabajando luego por cuenta propia. Su actividad política le lleva a continuar escribiendo y diseñando para diversas publicaciones de la izquierda. También con su trabajo como fotomontador, dando comienzo en 1949 a la que sería una de sus grandes series: American Way of Life. Con ello Renau enlazaba la tradición vanguardista del fotomontaje y el collage de entreguerras con su anticipación del uso de recursos “massmediáticos” del que luego se nutriría el Pop Art.

Imágenes para atravesar el muro. En la República Democrática Alemana (1958-1982)

Durante sus años de residencia en la Alemania del Este, la actividad de Renau siguió siendo incesante como cartelista, fotomontador, muralista y realizador de varias películas animadas para la televisión alemana.

Comienza una nueva serie de fotomontajes bajo el título genérico Sobre Alemania, y sobre todo, desarrolla la serie American Way of Life, que ya había comenzado en México y que ahora alcanzaría un potencial crítico demoledor, convirtiéndose en un modelo de actuación para buena parte del Pop español comprometido.

A partir de 1976 se traslada en varias ocasiones a España, donde publica varios libros y realiza numerosas exposiciones de su obra. Su actividad no cesará hasta su muerte en Berlín, en 1982. Esta exposición no sólo conmemora al artista y al diseñador gráfico sino también, como explica el comisario Jaime Brihuega, a quien con su escritura polemizó sin descanso en momentos claves de la historia cultural contemporánea. Y, muy especialmente, a quien afrontó responsabilidades políticas en tiempos de crisis con una brillantez excepcional. El Pabellón Español de la Exposición Universal de Paris de 1937 y sus excepcionales contenidos, el salvamento del tesoro artístico español amenazado por los bombardeos sobre Madrid o la creación del Consejo Nacional de la Música y la Orquesta Nacional son tres referentes titánicos del apenas año y medio que permaneció en el cargo de Director General de Bellas Artes.

Vuelve a la Web Principal
elhistoriador.es se publica bajo licencia Creative Commons.

©2007 elhistoriador.es

Ultima actualizacion.. ...... ecoestadistica.com

BIBLIOGRAFIA

Creative Commons License
Esta obra está bajo una

licencia de Creative Commons.